Posdata

Tiempo de vals

Por Bárbara Hernández 

Cierras los ojos y escuchas una delicada pieza musical y te dejas llevar. Todo es perfecto, tus sentidos son toda armonía y sólo deseas que el momento no se te olvide porque sabes que en unos minutos se terminará. Nada importa más allá de ti y el mundo a tus pies, estás flotando al ritmo de un vals.

Todo cobra sentido cuando abres los ojos y regresas al aquí y ahora, entonces aterrizas y el momento termina con una reverencia leve y los ojos del público sobre ti, a veces aplausos, a veces silencio. Te retiras y no sabes exactamente qué pasó ahí, en la pista de baile. Y puede ser que la pareja que te acompañó en ese vals esté sintiendo algo parecido porque para bailar, como para muchas otras cosas, se necesitan dos.

También puede ser que lo único especial que sientas parecido a mariposas en el estómago sea resultado de los tacos que te comiste en la mañana y te hicieron daño y temes arruinar el traje (y la reputación) si la condenada pieza musical dura más de 8 minutos… algo podría pasar.

Pensaba en los números de vals que ponen los maestros a los niños de la primaria al terminar el sexto año. Los vestidos y trajes, el espectáculo frente a toda la escuela… ¿Habrá algún niño o niña que realmente disfrute de eso? Más que tradición, me parece un ritual malvado, de esos que te marcan para siempre si por casualidad fallas: un pisotón, la corbata chueca, el vestido demasiado revelador, un error en los pasos. Honestamente no recuerdo qué vals me pusieron ni con quién bailé. Gracias a una foto sé que el vestido fue color durazno, de una tela como raso, y que tuve una madrina (otra cosa inexplicable, parte del ritual: ¿para qué la figura de la madrina? ¿Acaso por el cuento de la Cenicienta?) y del resto no sé más. Tampoco es que me importe recuperar el recuerdo de semejante tradición.

Para colmo, tengo la fortuna de vivir cerca de escuelas primarias y cada año se repite la escena; una mala voz chillona grita en el micrófono: “A ver, señores padres de familia, tomen sus lugares, vamos a comenzar y un aplauso fuerte para la generación (el número que sea…)”.

Entonces a la hora del vals con que despiden su paso por la primaria suena… Tiempo de vals, en voz de Chayanne, Balada para Adelina, de Richard Clayderman y hasta Eclipse total del amor, en versión instrumental, ya que si se pone muy loca la cosa agregan marimba.

Pero aunque lo duden, me gusta mucho el vals. Mi favorito es el Vals Brillante de Chopin. Años más tarde supe que había vals mexicano, gracias a las películas, así que quedé prendada de Sobre las olas, de Juventino Rosas. Encontré este popurrí de vals con Pedro Infante y Javier Solís que les gustará. En la búsqueda de aquellos más representativos, encontramos un buen resumen llamado Los valses más hermosos del mundo pero podríamos quedarnos un buen rato escuchando piezas distintas y sobre el vals no terminaríamos.

Puede que con los años hayamos pasado de lo formal a lo ridículo en cuanto a dicha tradición de fin de cursos; yo sólo espero que el buen gusto por el vals y su práctica como estilo de baile no se pierda. Claro, Disney tiene mucha culpa de la escena que describo al inicio, al grado tal vez de influir en el vals de sexto año, aunque debo confesar que con gusto bailaría un vals en un  escenario cualquiera tan sólo para convertirlo en un momento perfecto.

P:D: Muchas gracias por sus comentarios y nos leemos el próximo sábado.

About these ads
Esta entrada fue publicada en B Hernández, Música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Posdata

  1. Angel Carlos dijo:

    Comparto plenamente tu gusto por el vals. Gracias por la espléndida muestra que nos invitas a disfrutar. ¡Bailemos pues el Gran Vals!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s