Incierta certeza

Infancia

Por Luis Ernesto González

Desde mi frente salgo a un mediodía
del tamaño del tiempo.

Octavio Paz

Esa calle tan tuya parece hoy bombardeada.
El árbol que abrazabas
vierte su sombra, gota en el desierto.
La reja de tu casa, su antiguo rechinido,
no da consuelo. Llegas a otra ausencia.

Ves la condena a muerte del crepúsculo.

¿Qué se llevó de mí
el que fui en mi soberbia?

Cuando te fuiste, yo me servía café.
No me di cuenta.
La mañana se había duchado conmigo
y en mis pulmones nuevos el aire era de parque.
Todo olía a aquellas flores. Sonreías como el trigo.
Cuando quise vivirte, me descubrí volando.
Chagall o el niño que no fui blandiendo lápices de colores.
Tu mano en la mía. Te sentí. No fue un sueño.
Brevísima tu estancia, la cafetera aún tibia me mata de dolor.

A crecer, por tu ausencia.
No hay melodrama, es cierto. La puerta no se cierra.

Triste, el cielo mira a su hermano abajo,
y llueve para ser, él también,
un poco mar, naufragio.

Pesas más que tus libros, tienes miedo, te asfixias.
Y tus letras, con tantas ganas de ayudarte.

Saldrás de medianoche, es lo que sigue.
Saliste al mediodía desde tu frente
llena de inverosímiles
insomnios,
cercada de tiempo, futuras cicatrices.

Eran la medianoche tus presentimientos.
Son tus recuerdos
luces de mediodía.

Será el silencio, gota, sombra, clepsidra,
el tamaño del tiempo
en el árbol de mi casa primera.

About these ads
Esta entrada fue publicada en LE González, Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Incierta certeza

  1. mt dijo:

    Ya sea como arena o como agua el tiempo se escurre entre las manos. Fluye inexorable y se convierte en pasado. Sin embargo, la nostalgia, el recuerdo y el anhelo lo hacen presente para provocar esta intensa reflexión hecha poesía en imágenes que salen de la mente y el corazón, uniendo la naturaleza y el alma. La magia de este poema reside en la evocación que trae el pasado al presente, y aunque recordar es causa del dolor por lo ido, recordar también es vivir. Qué privilegio poder expresar de esta manera lo que la memoria rescata del olvido.

  2. Gloria dijo:

    Maravilloso, dulce y doliente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s