Foto: INBAL | La hormega

Escritoras coinciden: las mujeres han adquirido una voz genuina en la literatura

  • Se llevó a cabo una mesa redonda donde distintas especialistas hablaron sobre la presencia femenina en el mundo literario

“La mujer se tiene a sí misma. Si al principio caminaba con pasos titubeantes, hoy por hoy capta, reinventa, transforma e interpreta con tal maestría que nunca más pasará inadvertida”, mencionó la escritora Erma Cárdenas durante la mesa redonda titulada Mujer y Escritura.

Bajo la invitación de la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, se llevó a cabo una mesa redonda donde distintas escritoras se dieron cita para charlar sobre su visión del papel de la mujer en la literatura mexicana y su proceso creativo.

Al inicio de la mesa redonda, la escritora y periodista Beatriz Rivas indicó que, en México, “solo del 10 al 12 por ciento de los escritores son mujeres”, sin embargo, la presencia femenina se está abriendo camino poco a poco.

Comentó que las mujeres se han ido ganando un lugar en la literatura a través de propuestas novedosas: “Cada día hay más mujeres que escriben, publican o que buscan expresarse mediante la palabra escrita, que hacen preguntas, formulan inquietudes, frustraciones, metas, sueños”.

Posteriormente hizo uso de la palabra la escritora Erma Cárdenas, quien comentó cómo ha sido el paso histórico de la mujer en la literatura y otros ámbitos relacionados. A través de los años —refirió—, su importancia como sacerdotisa, vidente, médico, chamán o contadora de historias disminuyó siglo tras siglo hasta casi desaparecer.

En épocas anteriores, la presencia femenina en distintos rubros pasaba desapercibida. Por ello, para que la impotencia no ahogara a la mujer, perdía sus pesares en canciones, poemas y leyendas que inventaba cuando más lo requería. “Pienso mucho cuando en el correr del tiempo se diluyó la rica y extensa tradición oral”, señaló Cárdenas.

La escritora explicó cómo el cuento fue una catarsis para las mujeres, pero también la idealización de la realidad. “Cada vez la mujer se adentra en la literatura con mayor número, con mayor atrevimiento y rebeldía hasta que adquiere una voz genuina”, dijo.

Para concluir su participación, Erma Cárdenas comentó que, a través de la literatura, la mujer denuncia injusticias, promueve cambios sociales, se solidariza con sus hermanas y forma una falange que conquista al fin un nicho para sus ideas.

Durante su intervención, la novelista Sandra Frid dijo que la lista de mujeres escritoras no es tan larga como debería ser, sobre todo al considerar que tienen una gran cantidad de temas, motivos y sentimientos que expresar: rebeldía, frustración, liberación, felicidad, desahogo para explicar el mundo y a sí mismas.

“Yo escribo por necesidad y porque me apasiona; porque crear de la nada es milagro, es magia; porque me aíslo y existo en ese otro mundo que intento elegir; porque me convierto en el personaje que intento crear; porque me olvido de mí misma, destierro los monstruos que con tanta frecuencia me acechan”, detalló Frid, quien así renueva su pasado y presente para desgarrarlo.

En la mesa redonda, también participaron la dramaturga Jimena Eme Vázquez, cuyos inicios literarios comenzaron con la lectura de Harry Potter, escrito por una mujer; y la poeta mixteca Nadia Ñuu Savi, quien apuntó que no se debe dejar de lado a las mujeres indígenas en las festividades por el Día internacional de la mujer.

Anuncios
FLIMO | La hormega

Anuncia STyC Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil en Morelos

Se realizará del 14 al 18 de marzo en Cuernavaca, Tepoztlán, Jojutla y Coatlán del Río

La Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) anunció la realización de la XI Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil de Morelos (FLIMO), del 14 al 18 de marzo en los municipios de Cuernavaca, Tepoztlán, Jojutla y Coatlán del Río, donde habrá exposición y venta por parte de las editoriales más importantes del país.

La titular de la dependencia estatal, Margarita González Sarabia, destacó que la Feria es un espacio importante de fomento a la lectura entre la infancia y la juventud con actividades de sensibilización, promoción editorial, culturales y artísticas, que permite la plena interacción de los jóvenes lectores, directamente en sus comunidades.

“Para esta edición se buscó descentralizar las actividades y llegar directamente a los municipios”, expresó.

Por su parte, Montserrat Orellana Colmenares, directora de Publicaciones de la STyC, explicó que la FLIMO es un punto de encuentro entre escritores, ilustradores y lectores.

Mencionó que para esta emisión se contará con la presencia de autores de reconocimiento internacional como María Baranda, Elman Trevizo, Juan Gedovius, Armando Vega Gil y Agustina Tocalli.

Orellana Colmenares indicó que la FLIMO también rinde homenaje a la trayectoria del maestro Gilberto Rendón Ortiz, con invitados especiales que charlarán sobre su viaje a las letras a través de los años.

Detalló que la Dirección de Publicaciones a su cargo ha generado alianzas para la programación cultural de este año, con  instituciones como el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos, Centro Cultural España, Papalote Museo del Niño, Instituto de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades, Escuela de Teatro, Danza y Música de la UAEM, Centro Cultural Pedro López Elías, Centro Cultural La Vecindad y Cine Morelos.

Pixabay, Love. Onirosofía / La hormega

Onirosofía

El paseo

Juan Pablo Picazo

Vradiá apareció radiante, fresca, feliz. Bella. Eso era raro, pues siempre estaba preocupada por algo, y su ceño se arrugaba constantemente. Pero lo raro no era eso, sino la sensación de libertad que emanaba de ella. Y claro, pensó Ophad, si había muerto hace un mes, ahora debería estar libre de toda preocupación, pues nada la ataba a todo lo que se relaciona con la carne: la salud, el deseo y el hambre.

Había algo más en ella. Su calidez, el cariño que emanaba, la buena intención casi palpable, y ese aire resignado de quien parece saberlo todo sin tener poder alguno sobre nada. De algún modo Ophad supo que aquello era un sueño y que ella estaba muerta, pero caminaban entre las bancas de un parque en lo que parecía una ciudad europea, hacia el final de la tarde. Lo saludó con beso afectuoso y sencillo.

Mientras andaban y ella rozaba disimuladamente sus dedos como queriendo tomarle de la mano, le dijo que quería invitarlo a un viaje, que era importante, que de una u otra suerte nadie puede irse de la cárcel hasta haber cumplido su condena, o como suelen decir las personas, hasta haber cumplido su misión. Vradiá le explicó con mucho cuidado que él ya tenía un pase de liberación pendiente desde hacía mucho tiempo, y le recordó la veces que lo habían casi atropellado y en las que había salido ileso, y le dijo que habían sido algunas de las salidas propuestas más lógicas, debido a su debilidad visual y su ceguera nocturna, pero que algo impedía su partida.

Ophad podía oler su perfume, era ella sin duda. Le decía que la oportunidad ahora era que tomase su mano, y solo siguiera caminando, que continuara andando junto a ella aún cuando el sol se fuera ahí, donde ahora estaban, y que todo se resolvería solo, que estaba en medio de una trampa, y que quedarse auguraba muchas malas experiencias por venir: dolores, padecimientos, traiciones y golpes muy, muy duros, y que ahora quería evitárselos.

Sonriendo le dijo que si caminaba junto a ella, los residentes de la cárcel hablarían de causas naturales, y él podría continuar, pero sin argumentar ni negar, su pensamiento le hizo saber que no podía marcharse, que esperaba a cumplir muchas tareas más en el mundo y que además, había en ciernes un compromiso ineludible que debía, y de hecho ansiaba cumplir: educar a una niña.

Ella pareció entristecerse, le reveló que ya lo sabía, que por supuesto la había conocido antes de su encarnación, y que eso la apenaba mucho por lo que desde ahí se avecinaba. No dijo más, lo abrazó y le dijo: — Esta no era una oportunidad para ti, sino para mi. No tendré otra para recuperarte, aunque si, podremos volver a vernos y conversar de nuevo, pero es posible que ya no lo sepas.

Le dio aquel largo beso, angélico  y dulce, apasionado y triste, pegó su frente a la de él, y le prometió protegerlo cuanto le fuera permitido, luego dijo: — Que así sea, regresa, pues. Luego Ophad soñó con la nada, la negrura infinita que se surca, las imágenes que ya no se recuerdan, el temprano despertar a una realidad que por conocida se antojaba más irreal que el olor amable Vradiá, y su mirada amante y triste.

***

Los párpados se debaten, el cuerpo comienza a hacerse presente, las tareas cotidianas se van insinuando en la mente, pero el sueño, el paseo y las palabras son ya una mera sensación de saber algo importante que se va perdiendo, y entre más trata de fijarlo más raído y velado se vuelve, hay algo inaprensible, importante qué recuperar. Se esfuerza en mantener los ojos cerrados hasta que una segunda descarga del despertador, borra del todo aquella sensación y le impulsa a salir de la cama.

womens-2418419_960_720 | La hormega

Noctívago

De Polifemo a Tiresias travesía

Juan Pablo Picazo

 

Te lo dije,
no es que no tuviera sombra,
sino que estos días
de superlumínicos orgullos
me agostan hasta ese punto.

Ya sabes que me niego
y que no reconozco
esta mi ceguera en cuarto creciente:
discapacitado,
me dicen los brujos de la ciencia,
y yo reviro
que otros mundos,
que otras luces,
que rostros
de otredades
muy tiernas y aterradoras
ver puedo
con los planemos debilitados
de mi rostro.

Te lo conté,
no es que no tuviera voz,
pero perdí todos mis gritos en la infancia
y sólo me quedaron estos versos,
anatemizados por intimistas,
hambrientos de sociales justicias.

Aquí sigo,
tengo un ancla sobre el mundo
para no perderme,
las visiones llaman,
y tiran las sombras
en invitaciones secas
y glaciales exigencias.

Pixabay fantasy-2847724_960_720 | La hormega

El ornitorrinco

Realidad contra ficción, la gran paradoja

Juan Pablo Picazo
Si quieres escuchar la versión radiofónica de este reportaje para el programa Morelos en la Hora Nacional, puedes entrar a este enlace.

Que la realidad supera a la ficción, es uno de los tópicos más socorridos del universo literario; la frase se le ha atribuido a Beckett, a Revueltas, a Dostoievski, Borges y muchos otros. La realidad por otra parte, dicen no pocos expertos en diversos campos, simplemente no existe, pues se trata solamente del constructo personal en torno a la experiencia de los sentidos.

Yo mismo, en el papel de escritor, soy muy afecto a trabajar en lo que ahora se llama literatura de especulación, o a veces géneros negros de la literatura, términos ambiguos y siempre a discusión, acaso por ello en nuestra conversación para este reportaje, Andrea Ciria me escucha usar el de literatura de especulación y dice: — Yo creo que ese término lo dejamos aparte, aún le falta mucha discusión…

Ya en otro momento Gerardo Horacio Porcayo me contaba que había escrito un libro de cuentos realistas, y mi experiencia como lector distaba de considerarlos así, cuando se lo confesé, sólo rió sonoramente y no entramos a debate. Quizá los lectores, estamos muy casados con definiciones más apegadas al realismo decimonónico, o bien, para los parámetros de Gerardo, aquello lo era.

El choque necesario

Así pues me pregunto ¿existe literatura de ficción? o bien ¿existe literatura digamos,realista? en nnuestros días, ya ni siquiera el sueño de la absoluta objetividad periodística se sostiene, y los teóricos de la comunicación le han sustituido por el término imparcialidad en muchos casos.

Sobre este punto hemos conversado con algunos de autores morelenses, todos ellos, reconocidos por su obra en los géneros literarios de ciencia ficción, terror, y fantasía, quienes abordan el punto desde la academia, el propio trabajo, y aún, su biografía. Por ejemplo:

— Las historias fantásticas necesitan invariablemente, tener una cercanía con la realidad. Debe haber verosimilitud para que se pueda generar entonces a través de la narrativa, obviamente en el mundo diegético, ese choque con lo sobrenatural, con lo irreal.

Andrea Ciria | Lengua de Diablo

Andrea Ciria

Así describe la escritora Andrea Ciria las condiciones para que la ficción, particularmente en la literatura fantástica, irrumpa creando el efecto estético deseado en el lector. Lo explica desde la técnica de los autores y con una base académica, para ubicarnos de plano en las entrañas del oficio.

Gerardo Horacio Porcayo, autor morelense reconocido como el introductor del Cyberpunk en América Latina,, nos lo explica desde su experiencia, desde ese desasosiego noctívago que tiene y que le empuja a escribir sin tregua:

— Este imaginar más allá, tener la posibilidad de horizontes más grandes, y darme cuenta de que muchas veces el problema es el ser humano ¿no? Pues otro autor decía — no me acuerdo quién —  que el ser humano es tan especial, que a donde quiera que va lleva su propio infierno. Es decir, el infierno no está afuera, es algo que vives y no importa que te vayas a las estrellas, o a grandes horizontes, a grandes urbes, si de hecho el infierno está contigo y tienes que vivirlo, y que sobrellevarlo.

Y como se escucha, los autores funden experiencia y observación, para extrapolar la ecuación de sus realidades, realizando preguntas y formulando hipótesis, lo que les lleva a la creación de sus mundos, ya utópicos o distópicos, y que nos entregan más tarde como advertencia o bien, como testimonio de lo que han entrevisto en el futuro.

Beka Laureano | La hormega

Beka Laureano.

La explicación de Beka Laureano, joven escritora de Ciencia Ficción, es más bien práctica y establece relación entre los hechos históricos y la trama novelesca, como prueba irrefutable de que la también llamada literatura de especulación ha de anclarse a realidades bien conocidas y convalidadas en el imaginario colectivo.

— La ciencia ficción es un reflejo de lo que sucede en su momento, y profetiza lo que podría suceder si seguimos por determinado camino. Si tomamos como ejemplo La guerra de los mundos de H.G. Wells, pueden hacerse varias lecturas, como la que establece que se trata de una crítica a las acciones coloniales en África, Asia y América; Europa siempre ha tenido una tecnología superior, lo cual siempre ha otorgado a los europeos una condición de seres superiores, cuya misión, creían ellos, era conquistar todos los países y pueblos… Por ello la Ciencia ficción no está alejada de la realidad, sino que poarte de ella y a ella vuelve de una u otra forma.

Que reflexionemos sobre el género fantástico ahora no es una casualidad, apunta Gustavo de Paredes, pues en nuestro país se vive un resurgimiento del mismo tanto en producción como en lectura, siguiendo una tendencia internacional. Pero ¿Cómo funciona el choque entre ficción y realidad? ¿Es absolutamente necesario?

Gustavo de Paredes | La hormega

Gustavo de Paredes

— Las  nuevas teorías, déjame decirte, han comenzado a cuestionar esto; ahora se habla mucho de la literatura especulativa que tiene una forma distinta de pensar esto, si realmemnte debe existir o no un choque y no más bien una correlación entre estos dos polos, pero digamos que desde el punto de vista más ortodoxo, si efectivamente tendrías que pensar en que aparte de este choque tiene que haber una ambigüedad en el tema fantástico, para que se pueda dar. Uno de los aspectos más importantes cuando hablo de ambigüedad es que nunca sabes exactamente qué es lo que sucedió en un cuento ¿no? Y me remito a Edgar Allan Poe, si uno lee La caída de la casa de Usher, al final uno se queda con una duda bastante sobre si el cuento trató de locura, si el cuento fue un sueño, o si el cuento fue una historia de horror, y esto es algo muy importante en el género fantástico. Esta ambigüedad que no nos permite llegar a una conclusión real.

El realismo y las malas lecturas

Existen también quienes piensan que géneros como el terror, el horror, la ciencia ficción y la fantasía, son algo así como subliteratura, pues al no ocuparse directamente de la realidad, sólo pueden considerarse como un mero pasatiempo. Y si bien los autores entrevistados no están de acuerdo con ese pensamiento, han explorado su veta realista más de una vez. Un ejemplo es el de Andrea Ciria, quien se asoma a otro género con la escritura de una nueva novela:

— Y precisamente este año espero que ya salga a la luz mi siguiente novela, y es policíaca. Entonces si, al parecer brinca del género fantástico al género policíaco, precisamente por esta gran oportunidad de hacer conjeturas ¿no? ¿Qué pasó aquí? ¿Qué no pasó? ¿Qué tal si…? ¿Qué tal si no…? Esta ambigüedad que tenemos como lectores, aunque se va a resolver un caso, un asesinato, y se hará de manera realista, no dejamos de hacer estas conjeturas y de imaginar muchas posibilidades.

Gerardo Horacio Porcayo | La hormega

Gerardo Horacio Porcayo.

Es Gerardo Horacio Porcayo quien acaso revela lo que la mayoría de los autores piensan respecto a estas etiquetas y su impacto en la sociedad:

— Yo sigo escribiendo según me venga la inspiración, no escribo siempre sólo una cosa, hay varias cosas en el horno. He tratado de seguir escribiendo cuentos realistas, pero también tengo que aceptar y abrazar mi realidad, ¿no? soy alguien que ha vivido siempre en esta noción mágica de las cosas. Uno de los materiales que recientemente terminé, fue una novela que la podríamos catalogar de “realismo mágico”, pues en ella integro todo ese tipo de visiones, entonces es como una mezcla de Rulfo y García Márquez en una cosa que está además actualizada, es algo muy raro.

También trabajo historias de ciencia ficción pura, tal parece que llegaron los vampiros para quedarse porque no puedo dejar de escribir cosas de vampiros, hay muchas cosas que se están produciendo, estoy tratando de ya no obedecer como a etiquetas, entonces cada cabeza es un mundo, en ese sentido, ahora estoy mucho con esta teoría de la interpretación, que dice que realmente todos los grandes hallazgos de la humanidad han sido malas lecturas…