Volver al viento

Fractales 72: La muerte se coló como…

Por Alejandro Chao Barona

La muerte se coló como un pequeño ratón por la puerta abierta,
como el viento que desliza los lamentos del búho por la ventana…

y doña Modesta Lavana se adelanta y emprende la subida
al Sacro Monte desde donde invoca a los Cuatro Vientos…

y colocamos la ofrenda de flores y frutas sobre su tumba de tierra,
sobre el burdo ataúd de tablas de maderas agrias, sobre el cuerpo
descalzo, sobre el sencillo rebozo con el cual se arropaba mi amiga…

despojada de todo, descansa en el terregal de Hueyapan,
bajo el volcán arrogante que regurgita fumarolas de incienso…

digo unas cuantas palabras, arrojo un puñado de tierra y me alejo…

ma tlacozamati –escucho al eco del Sol, quetzalcuauhtli;
¿tlacozamati tonantzin? 
–le respondes, abrazada a la Madre…

 

Anuncios

2 Comments

  1. ¡Que hermoso poema! Lleno de amor y de ternura. Así hasta la Muerte parece algo muy dulce. Gracias por compartirlo.

    Me gusta

  2. He encontrado escrito de tres modos diferentes la palabra náhuatl para dar gracias: tlazocamati, tlacozamati y tlasocamati. Como sea, la profundidad del concepto evidencia la poesía de esta lengua. Los invito a leer la siguiente entrada de un blog llamado Una japonesa en Japón.
    http://unajaponesaenjapon.com/?p=8141

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.