La dueña de la isla

En marzo tibio (V de X)

Por Alma Karla Sandoval

Hablemos del llanto en amarillo, en Oliverio y en estalactitas. Del llanto que no seca el éter cuando montas un corcel con alas. De las lágrimas sin autor, de las que caen justo a tiempo a la medida de las otras. De las que espantan al demonio. De las que dicen, crean el mundo. De las tuyas y las mías, el llanto en Oliverio.

2 thoughts on “La dueña de la isla

  1. Gloria 26 junio, 2013 / 13:16

    Me encanta la idea de que haya lágrimas que espantan al demonio. Gracias por compartir tu poema.

  2. Angel Carlos 26 junio, 2013 / 13:04

    Hermoso texto, digo homenaje a Oliverio Girondo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s