Volver al viento

Poemas perdidos en la alacena (III de VI)

Por Alejandro Chao Barona

Desconocieron que Ella, aunque dura, fría y seca, había sido ferviente aliada;

olvidaron que había consolado con su beso helado a la vieja desdentada y
al niño que lloró dos días, inconsolable, en el regazo sangrante de la madre…

no obstante, la vivieron extraña, asustados por el velo bruno que la cubre…

2 thoughts on “Volver al viento

  1. Gloria 2 septiembre, 2013 / 19:44

    Muchas veces asusta más el dolor que Ella y su misterio. Es entonces cuando tantos añoran su consuelo.

  2. Angel Carlos 2 septiembre, 2013 / 13:30

    Ella casi siempre es piadosa aliada: no deberíamos temerla tanto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s