La dueña de la isla

el

El hijo de tus ojos (VI de XIV)

Por Alma Karla Sandoval

Escuchen, amapolas sin destino:
él tiene una palabra
de Sabines
durmiendo en la memoria,
pero cumpliéndola en mi cuerpo.
Duermo dulce.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s