Noctívago

Imperceptible

Por Juan Pablo Picazo

Tienen templos
que llaman ‘cancha’
las buenas gentes.

Luengos rituales
para degradar
sus amores y sus odios,
y luego son felices.

La tierra tiembla,
y hay estómagos
disueltos de hambre,
pero ese dios
reluja lo borrascoso,
y glorifica
las calles
con su colorida pátina.

No hay verso
que se oponga,
antídoto no solicitado
para la ceguera esférica.

Mictlantecuhtli
les danza
en los suburbios,
mientras balan coros
de ignara euforia
y se acuestan sonrientes
esperando un nuevo día.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Gloria dice:

    No niego que asistan a esos templos verdaderos “feligreses”, pero yo no dejo de pensar que atrás de todo eso está el “dios dinero”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s