Incierta certeza

el

Eucaristía

Por Luis Ernesto González

Cuéntanos de tu muerte,
tú, que ya sabes. Tú
que nos continúas en el mejor silencio,
el redentor del ruido
que produce vivir.
Porque conforme pasan
los días y abren las flores,
más y más la penumbra se acampana
en el llamado a consagrar la plática,
la comunión que antes
no parecía milagro.
Tanto nos platicabas
y ahora,
ahora que te asomaste
a la fuente de todo cuanto amamos,
¿ahora callas?
Sea tu silencio la sangre que aún nos riega,
sea tu cuerpo la lluvia;
semilla abra la luz
y hable por ti la tarde que se inunda.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Angel Carlos dice:

    No creí que la belleza poética pudiera superarse a estas alturas.
    Gracias por esta deslumbrante Eucaristía.

  2. Gloria dice:

    Creo que tu hermoso y profundo poema es el reconocimiento de la Unidad. Y recuerdo: “Oh la cruz afrentosa, los afectos humanos, ¿cuándo desclavaremos nuestros pies, nuestras manos?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s