A través del espejo

Carta a mi abuelo

Por Karla Winkler E.

Mi querido abuelo, mi abuelo del alma:

No sabes cuánto he deseado escribir unas líneas. Para decirte algunas cosas. Para que el mundo sepa de tu existencia más allá del espacio que pisas, para que quien quiera oírme sepa que el mundo, que el amor, necesita grandes titulares. Que no son palabras lo que escribo, sino abrazos.

Con qué afecto, con qué contenido gesto amoroso eres ejemplo, para tantas cosas… De todo lo que me has enseñado. Destellos de eternidad cuando te levantas todos los días, dispuesto a vivir como si te aguardaran mil años de existencia. Porque la inmortalidad eres tú.

Tienes los cabellos plateados, pero tus ojos brillan más que la plata. Tu expresión es dulce, pero más aun cuando miras y te asoman lágrimas a los ojos. Por tu mente navegan tantos pensamientos… Quizá es entonces cuando más te quiero. Porque me devuelves la infancia y me envuelves con tus brazos. Y no tomo nada, más que tu presencia.

Sabes cuentos maravillosos, sabes tantas cosas… Tienes libros de todo. Desde que era niña, escoger un libro me causaba cierto disgusto, porque no sabía por cuál empezar. Leer algunos era dejar de leer otros ¡y el tiempo apremiaba a tan corta edad! ¿Cómo olvidarse de Sigfrido, de los Nibelungos? ¿Cómo no saludar al pobre don Quijote, perdido en las alucinaciones de su cerebro y de su tierra? ¿Cómo no releer El Principito una y otra vez?

Hoy más que nunca eres Temeswar y el México de los aztecas. Eres Victor Hugo. Y también Cervantes y Nezahualcóyotl. ¡Y tu Gardel! Esta noche eres Jean Valjean…. Y un vino dulce, pan caliente y roquefort.

Esta noche quiero escribirte que bebo el aliento de tus palabras; las bebo, las respiro, no sólo las escucho…

2 thoughts on “A través del espejo

  1. Angel Carlos 1 septiembre, 2014 / 13:25

    Tienes un rico tesoro de anécdotas, sabiduría y ternura como discípula de ese gran Señor que, en efecto, personifica la ternura y el amor a la vida.
    Recibe un abrazo muy cariñoso por habernos presentado a ese espléndido caballero.

  2. Gloria 1 septiembre, 2014 / 13:12

    Me parece que esa gran persona a la que amas, además de ser el abuelo querido, el abuelo del alma, ha sido el Gran Maestro que te inició en el amor a la literatura y a la filosofía y que sembró en ti una semilla de anhelo de conocimiento que perdurará y fructificará para que la trasmitas a otros seres.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s