Cosas pequeñas

En Namibia

Por Anayansi Zozaya

“Me convertí en un instante frágil
y me vi en la necesidad de reinventarlo todo.
Por eso busqué un lugar donde nacer”.

A.Z.

Estoy en medio de la nada, en el desierto de Namibia, el más antiguo del mundo. Seguiré de nómada aquí y luego, en una semana, iré a Uganda. En el desierto, a diferencia de la reserva a la que llegué primero, he visto animales libres. Se me quedan viendo. No me hacen nada.

Y el paisaje. ¡Qué paisaje! Estoy viendo mi alma. Así soy por dentro. El primer desierto. Y la orfandad. Me gustaría escribir ahora sobre la alternativa de no pensar, de no entender. Ser, nada más.

Me gustaría escribir todo esto. Pero no puedo. Y para llegar a un café internet desde aquí tendría que tomar un avión. No hay otra manera de salir. Y por avión me refiero a un aeroplano para dos personas (así llegué) y el próximo aparecerá en tres días. El editor de La hormega me ayudará a hacerles llegar esta nota, enviada desde una computadora prestada. Pero la semana entrante estaré en otra parte y tal vez entonces.

Si veo al niño de la capa y al piloto arreglando su avión, lo saludaré.

Anayansi Zozaya en La hormega

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Irma Monreal dice:

    Es maravilloso lo que describes “El no pensar, no entender sólo ser” Gran evolución.

  2. Gloria dice:

    Que gran experiencia. Ojalá encuentres lo que buscas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s