Incierta certeza

Trasnochado

Por Luis Ernesto González

Noche tras noche,
noche tras noche, amor,
me das tu vida.

Dámela de mañana
aunque estés lejos
del lecho que tenemos florecido.

Dale al huerto tus manos, mi labriega,
en el día de la helada
o en las horas de batallar con la sequía.

Hazlo feraz y cárgalo de instantes,
que escurra el jugo de las sombras frescas
para la sed del suelo que te espera.

Siémbralo todo, bella.
Tu tristeza,
asida a la escalera de la hiedra,

que se asome al maizal,
que dé a luz girasoles;
sé su brújula.

Y tu alegría,
la flor de calabaza,
estalle en amarillo.

Siémbrate tú y cuida tu semilla.
Deja que yo la riegue con mis besos,
con la promesa de darte mi Vía Láctea

noche tras noche, vida,
noche tras noche, amor.
Noche tras noche.

Anuncios

4 comentarios sobre “Incierta certeza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s