Noctívago

Incognoscible

Por Juan Pablo Picazo

Desierto era,
laberinto palaciego y sombra,
noche era.

Luego el amor,
ella
con sus árboles de luz
enraizando en mis semillas.

Además vino
la inesperada espera,
la súbita
certeza de verse
multiplicado sin espejos.

Curioso dato:
hay un llanto, varios de hecho,
que te hacen feliz
e invulnerable
a la ira
de los otros.

Y soy un ayo
sembrando amores
en un corazón
que carece todavía de palabras
y vive cada cosa
con el asombro primigenio
de la inocencia.

One thought on “Noctívago

  1. Gloria 17 octubre, 2014 / 11:31

    Bello poema que destila Amor. Felicidades.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s