Noctívago

Impredecible

Por Juan Pablo Picazo

Amanece:
duermes como si el mundo
fuese un infinito
pan de azúcar.

Eres una promesa,
igual que el arco iris,
mis manos hacen su labor
crédulas,
como si darte buenos caminos,
razón y sapiencia,
fuesen coser y cantar.

Respiras
y haces de tu espacio
el centro del universo
donde cabe
cada fragmento vivido
y cada búsqueda que no ha terminado.

Tu silencio se quiebra
en astillas de llanto
que exigen
un nuevo biberón,
la contemplación
han pasado.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Gloria dice:

    Que contemplación tan amorosa. Satisfacer la exigencia también es amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s