Incierta certeza

Insomnios

Por Luis Ernesto González

Son las noches inmóviles
—las del insomne—
ancla y tormenta.
Puente de dos instantes
diluido en el abismo.

O son de pronto
la salida de los laberintos
—el encuentro al desnudo—
cuando ya hemos perdido
en cicatriz los pasos.

O son
—lo son a veces—
el vitral catedrálico
—catedralicio, se diría en horas hábiles—
por donde cruza el alma
—luz de adentro hacia afuera—
para ser confundida
con auroras boreales.

He visto una hoja insomne
en el jardín de la que fue mi casa.
Dejaron encendidas
las luces interiores.
Luciérnaga de invierno vuela, chisporrotea
y se dora en la mano
de la sombra que —es— vela.

Anuncios

2 comentarios sobre “Incierta certeza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s