Crisálida

Crisálida

Por Patricia Gutiérrez-Otero

Escapar a tierra de nadie,
al lugar del cacto, de la arena,
del reptil, de la piedra.

Enterrar la palabra en el centro,
que se nutra de rocas, de mutismo,
del vago rumor del fuego interno;
que calle y escuche y se llene
de vacío rotundo, redondo,
de ausencia;

que adelgace y se vuelva sutil, diáfana,
pulida por los granos de arena, por el viento,
que la absorba la sequía que purifica los corazones más recios.

Que se quede oculta
en un pozo austero
hasta que le broten alas
y dance desnuda frente al Fuego
y se vuelva ígneo silencio.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bueno. De las tareas más difíciles que hay en hacer poesía es el evitar cosas innecesarias, creo que tu poema expresa con gran claridad esa idea. Es un trasunto de epifanía de la palabra primigenia, casi primitiva, pero llena de vida con esa imagen de “danzar desnuda frente al Fuego”.

  2. Gloria dice:

    Creo que a tus palabras ya les brotaron alas y danzan desnudas frente al Fuego. Gracias.

  3. Angel Carlos dice:

    ¡Bienvenida a La Hormega!

  4. Cristina González dice:

    ¡Hermoso! Felicidades y bienvenida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s