Incierta certeza

Más silencio que antes

Por Luis Ernesto González

Te dio la Muerte el tiempo, cuando te lo quitó,
que no tenías para ver a los tuyos.

Ahora
todos sabemos que no estás ocupado.
Pero perfeccionaste el arte del silencio,
tu habilidad más fina desde que eras pequeño,
y tu ingrávida voz escapa del ancla del oído.

Si antes callabas ante los temas de eco,
si tu mirada nos daba la llave
de la exquisita forma del misterio
de tu vida interior,
era porque en la hondura estabas de las cosas,
alado colibrí libando en flores viejas.

Ahora
todo parece menos importante.
Tus urgencias del hombre de negocios
—letal disfraz con que te asesinaron—
no eran tan imperiosas. Ahora esperan o, peor,
otro les da salida.

Libre de las cadenas, esta noche
—como las tantas noches de amigos y arpa celta—
sé que estás libre —como nunca estuviste—
para guardar silencio a muchas voces,
esa polifonía sin plectro que la encuentre,
y te invito este vino
tantas y tantas veces descorchado
en horas rebalsadas.
Mas tampoco vendrás.

Lo beberé por ti. Escucharé en silencio
tu silencio.
Pero, ay, la llave del misterio
es menos dulce ahora.
Tu mirada,
la del niño que conocía los libros;
la del enamorado del amor imposible
a esa muchacha de otros posibles otros;
tu mirada de noble animal preso
en un corazón tanto y tanto adolorido
por el amor que nunca cabe en una vida;
tu mirada que nos daba más ser;
ésa no está y por eso el silencio
es más difícil hoy. Ya no es sólo profundo:
es el de Dios y muchos
prefieren no creerte.

3 thoughts on “Incierta certeza

  1. AGCA 25 febrero, 2015 / 16:45

    Mi estimado amigo, hay días en que tu palabra me hace recordar que hubo un día que no sabíamos hacia donde nos dirigíamos pero había alguien con una luz interior que brillaba de manera tan intensa que de algún modo se convirtió, quizá sin proponérselo, en nuestro Virgilio particular. O quizá sea que en medio de este maremagnum hace falta su risa para recordar que uno está vivo.

  2. Angel Carlos 25 febrero, 2015 / 13:27

    Preciosa evocación de un alma grande.

  3. Gloria 25 febrero, 2015 / 12:14

    Que amistad tan hermosa ha sido tu fuente de inspiración para escribir este poema. Me encanta la frase: “Escucharé en silencio tu silencio”. Tal vez a eso se refiere la “comunión de las almas”. Gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s