Condesa Sangrieta

El odio

Por Grissel Gómez Estrada

¿Desde qué clavos,
que rajaron tus manos de niño,
te atreves a juzgarme?
¿Desde una golpiza de tu madre?
¿Desde las ranas mudas de tu progenitor?
¿Desde la soledad, malinterpretada protectora?
Porque mi boca asesina aún no prueba ni un solo trozo de tu carne.
No me vengas con cuentos

y desnúdate.

One thought on “Condesa Sangrieta

  1. Gloria 20 mayo, 2015 / 11:26

    Desnudar el alma es mucho más difícil que desnudar el cuerpo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s