A través del espejo

el

La visitante

Por Karla Winkler E.

Sentada sobre el pasto, a unos metros de mí, una ardilla se acerca vacilante, con la cola más espléndida que haya visto. Mientras le doy un sorbo al café, siento que se calienta mi pecho, que mi estómago despierta, que mis ojos se abren.

Y aparece ella. De catorce, con su cabello suelto, largo, enredado; sentada en el jardín, mirando la barranca, escuchando el río, rodeada por zanates. La veo sonriendo con su fedora gris, con los ojos casi cerrados, deslumbrados por la luz brillante sobre las plantas. Preguntándose acerca de la vida que le espera, de las dichas, las tragedias, las muertes que tiene por delante, el amor que desea conocer. Ella, en ese jardín, en esa casa, en esa ciudad de la que un día se irá y no volverá. La veo, joven, triste, feliz, sin saber qué tanto llorará, sin imaginar de cuántos seres amados se despedirá, ni a quiénes conocerá. No sabe cómo será su amor, cómo sonreirá, si sufrirá por él, tampoco que vivirá rodeada de brujas, de arañas y de huronas. La veo, con su vestido de lino y sus sandalias blancas, con sus aretes largos, con su anillo de plata. La veo arrancar una mandarina del árbol, olerla, comerla, ofrecerla a las ardillas, preguntarse por ellas, por ella, ¿cómo se entretienen en los días lluviosos? ¿Qué hacen en los de invierno? La veo recoger flores de la jacaranda, hacerse ramos y coronas violetas, sin decir nada, nada que no le pareciera importante.

ArdillaDe pronto, la ardilla se abalanza a mi taza de café, lo prueba y se sacude decepcionada. Mientras se aleja de mí, luego de mirarme de ladito un instante con sus ojos infinitos, sin tiempo, me levanto para servirme un poco más y, con el olor frutal todavía en mi recuerdo, voy al árbol para alcanzarle a ese hermoso roedor una dulce mandarina.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carlota dice:

    Nuestros recuerdos y nuestra imaginación nos visitan y la nostalgia nace. Me gusto mucho!

  2. Gloria dice:

    El pensamiento vuela, viaja al pasado que nos plantea inquietantes preguntas sobre el futuro. El presente, en forma de café, ardilla o mandarina nos devuelve el efímero presente.

  3. Angel Carlos dice:

    Bella recreación de un instante elocuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s