Incierta certeza

Y después, irse

Por Luis Ernesto González

O Freunde, nicht diese Töne!
(¡Oh, amigos, no en esos tonos!)

Beethoven (introducción a la Oda a la alegría, de Schiller)

Inteligentes, estudiosos, sesudos
esgrimientes del poder de la palabra.
Espejos, identidad idéntica.
Lo diré primero para que sea mío;
quien lo diga después, que pague el usufructo.

Cárcel, no soledad ni llamas, cárcel
de angustias varias compensadas
con performistas groupies…

Suena bien. Pero, amigos, no.
Ni siquiera se vale criticarnos así.
Nada valdrá la pena cuando estemos muertos,
salvo el amor que dimos.
El que recibimos.
El que ahora mismo muere
por falta
de riego
mientras estudian prosodia,
Beristáin,
Navarro y las tantas antologías que formarán el canon.
Ya no hablemos de las vidas perdidas
en la antesala de la barbería.

Archivo muerto, ni siquiera herido.
Déjenlo en paz. Dejen en paz las letras.
Si no elevan el alma para que el niño ría,
no exhiban momias sin más apoteosis
que la del crítico que ejerció su poder unos añitos.

Ni Dios es tan pequeño que se muera
por la falta de fe,
ni es tan poquita cosa el verso
que nació huérfano de mecenas.

Ya se verá. El azar
y Dios guiñan un ojo.
Y nos dicen: confíen.

Nada está en nuestras manos.
Somos libres.
Libres para ser libres, no me contéis más cuentos.
Hermanos, no se angustien, no se disfracen,
no en esos tonos, no.

Lo digo entre millones, como uno más,
como yo mismo: si aman,
defenderán lo que aman inequívocamente.
Nadie se disfraza para cuidar su amor.

De lo demás, sospechen.
Tan sencillo…
Y después, el silencio;
después, irse
antes de que amanezca.

5 thoughts on “Incierta certeza

  1. LE 24 junio, 2015 / 20:50

    Sus comentarios me llenan de dicha y llevan ese maravilloso ciclo de la comunicación a otro espacio, más grande, donde se respira con todos los sentidos y el corazón se siente pleno.

  2. Angel Carlos 24 junio, 2015 / 14:34

    ¡Qué bárbaro! Hoy nos regalas un poema de gran envergadura en unos cuantos versos. Esa cascada de citas inmortales y reflexiones profundas es de lo mejor que he leído en mi larga vida de lector de poesía. Pocos poemas me han dicho tanto a ese nivel tan hondo, tal alto, tan inalcanzable fuera del ámbito de la más depurada Poesía.

  3. AGCA 24 junio, 2015 / 13:18

    Siento un poco de ira, la cual es como sea que sea una emoción llevada al extremo, el resultado es simplemente genial, enciende, cuestiona y emociona, si tuviera un fondo musical yo le pondría los acordes de las Kindertotenlieder de Mahler, no me preguntes por qué, así me sonaron, ¡Bravo!

  4. Carlota 24 junio, 2015 / 13:08

    Me gusto mucho, sobre todo “Nada valdrá la pena cuando estemos muertos, salvó el amor que dimos. El que recibimos” estoy completamente segura que así es.

  5. Gloria 24 junio, 2015 / 11:27

    Muchos individuos creen que SE REALIZAN cuando se imponen a los demás, ya sea con el poder de las armas o, como dices, esgrimiendo la palabra. Que lejos estamos todavía de entender el poder de la Unidad. Me gusta la frase: “Nadie se disfraza para cuidar su amor”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s