Yo lector

La magia, la verdad y los otros mundos

Por Juan Pablo Picazo

Cuando terminé de leer Luces del norte, la primera novela que conforma la trilogía de una obra narrativa mayor llamada La materia oscura, de Phillip Pullman, me sentí desamparado. La sensación se me antojaba muy semejante a lo que he visto en alguien que fuma y descubre a medianoche que no tiene cigarrillos, así que estaba impaciente porque amaneciera para salir a buscar las dos novelas siguientes.

Mi angustia era mayor porque en aquél momento vivía en Chetumal, y no es que abunden mucho las librerías, o al menos no en ese año de mi estancia por allá. Ya saben: calor, desconfianza de los oriundos, descuido de los ecosistemas, migrantes adaptados que se han hecho de un lugar que defienden a diestra y siniestra, redes de poder y corrupción que se exhiben campechanamente, una frontera indolente llena de ludópatas y traficantes, así como un montón de gente buena y trabajadora ajena, ciega o desentendida de semejantes tradiciones destructivas y muy lucrativas.

9788466645638Luego leí La daga y fue en mucho menos tiempo pues su extensión es menor y de entrada parecía contener mucho menos magia y haber degenerado en una historia de acción como las muchas que hay por ahí; es más, nada tenía que ver con cuanto había yo leído, pero mi exigencia salvaje estaba cebándose apenas con el planteamiento cuando apareció una ventana entre dos mundos, y Pullman volvió a sorprenderme no por el tópico literario algo trillado, sino por su magistral ejecución del mismo, llena de originalidad y frescura.

Y por ahí entré con Lyra Belacqua, y con ella comencé a moverme a través de una serie de mundos a cual más interesantes, uno de los cuales era el nuestro, otro el de Saulo Tertius, uno tercero el habitado por Lobo Zacppai y muchos otros que se conectaban entre sí aunque los personajes de Pullman debían forzar sus ventanas de entrada y salida, no como Saulo, que va y viene entre ellos con gran facilidad.

9788466645645Y ya andaba yo temeroso entre los muertos, siguiendo a la aguerrida niña y añorando la guía de Saulo por aquel laberinto de mundos-espejo, cuando el viaje fue truncado y la guerra que se insinuaba ya en Luces del norte vino a ser con gran reciedumbre, por lo que fue necesario escapar a un tercer libro, no ya a otro de los mundos.

Y así llegamos a El catalejo lacado, último de la serie, donde debimos comprender y hacernos comprender por los mulefa, y descubrir nuestro daimonion, antes de comprender cosas como el amor, la muerte de la Autoridad y el polvo que transita entre los mundos, justo antes del probable reinicio de los tiempos.

Ya. Es probable que estos nombres y estos escenarios no le digan mucho, pero si piensa en cine, probablemente recordará la película La brújula dorada de Chris Weitz, lanzada hacia 2007, interesante propuesta de cine steampunk, apenas un buen homenaje al primer libro. Abísmese en ese juego de realidades paralelas, la lucha contra la Deidad, y el despertar a cierta consciencia adolescente. (Para sugerencias, comentarios y otras respuestas: juanpablo.picazo@gmail.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s