Incierta certeza

Revelación de vela

Por Luis Ernesto González

Ocaso escorzado, flama
de la vela,
mirada vertical,
cantata de tan poquitas voces,
vela susurro, velo,
así ha de ser la voz del moribundo:
un fuego que se va
en silencio ascendente.

Y esta gota de luz
que hoy nos alumbra, amor,
es también el umbral de la memoria
apenumbrada
que al apagarse un día
dará a luz otra luz, la del encuentro
más allá de nosotros.

Semilla que te abriste en tallos de humo,
pabilo inflorescente, hoja de eterno otoño
y que asciendes, que creces, que desbordas
hasta la flor de otros amaneceres.
Lloverá de tu fuego en praderas deslumbrantes,
tuyos serán los cielos al crepúsculo.

Tan pequeñita, tú, vela, revelas,
el lento crear, recrear, volver a revolver
la sed de la mirada.
Árbol danzante de una sola hoja.
Amada, mira:
nos hemos convertido en nuestra sombra
por el sol diminuto que encendiste.

31-Karla en El rincón del vino (25-XI-13)

Anuncios

3 comentarios sobre “Incierta certeza”

  1. Otra impecable secuencia de imágenes bien concatenadas. Verdadera joya del bien decir, el bien sentir, el vivir plenamente.

    Me gusta

  2. A veces, además de la música del poema, me conmueve especialmente una frase… una idea. En este maravilloso poema me cala hondo cada palabra, cada frase…todo el poema. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s