Incierta certeza

Sueño clave

Por Luis Ernesto González

Del fondo del abismo
se levantó la niebla.
La balsa subió al cielo.

Era la luz una lente perfecta.
Cristal sobre cristal, la nieve ataviaba los montes;
el viento despeinaba cada pluma del pájaro,
se tramaba su nido con ramitas lustrosas
y cantaba la herida del blanco cascarón.
Era el sonido como un estanque en paz.

Vi brotar en mi sueño
el árbol de mis pájaros.
Tallo, tronco, columna…
Vi que el planeta era
un nido pequeñito
en la rama nocturna
del sueño de otro sueño.

Olía a parto de luz.
Agua pura de arroyo aromaba los bosques
con el sabor armónico de besar a la amada.

Desperté y mis sentidos
se escorzaron
y el tiempo
nevó sobre mi sueño.
Nada recuerdo
excepto lo contado
y esta dicha perfecta de saberme un pequeño
que escucha tras la puerta
y que tiene la llave.

Foto: LE González
Foto: LE González
Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mario Amado GutzSres. dice:

    …que escucha, y percibe a travéz de la puerta…

  2. Mario Amado GutzSres. dice:

    Agradable clap, clap, clap.

  3. Carlota dice:

    Precioso! Y la imagen muy de acuerdo con el poema.

  4. Rocio dice:

    Hermoso poema!

  5. Angel Carlos dice:

    ¡Hermosísimo poema, Maestro! Te superas día a día en esa mágica conjunción que has logrado de belleza poética, agudeza científica y resonancias espirituales. Tu poesía es muy completa.

  6. Gloria dice:

    Este bellísimo poema comprueba que tienes la llave. Una vez más me gusta cada palabra, cada frase, cada idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s