A través del espejo

Otra vez habitado

Por Karla Winkler E.

“…el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad”.

W. Szymborska

Hace una semana, el departamento despertó con novedades: muebles desconocidos habitaban su espacio. Esperaba la visita del polvo, de las voces y la música lejana de los vecinos o del aire gélido que siempre se filtraba a través de la ventana. En cambio, estaba emocionado.

Medio siglo hacía desde que fue ocupado por primera vez. Aquellos amantes, años de pasión, de dicha, de lágrimas, de reflexiones, de adiós. La mujer, llorando, se acurrucó hasta que, extenuada por el dolor, se quedó dormida en este rincón. Esa calidez, esa memoria se le quedó para siempre.

La nueva pareja llegó el viernes, cincuenta años después. Esa mañana, tan diferente pero tan conocida, el departamento no tuvo que luchar contra la tristeza de su penumbra; se animó, sin saber por qué, a aceptar un rayo de luz.

“Ellos serán, sin duda, mis nuevos inquilinos”. Al inmueble le han causado buena impresión. Y se diría que a los enamorados, cansados de tantos edificios que se salen de su presupuesto y gusto y, a juzgar por la dulzura de sus miradas y por el tono amable de sus voces, les ha gustado toda, absolutamente toda, la historia nunca contada de la casa.

Klimt hormega
Gustav Klimt, “Der Kuss” (“El beso”) Galerie Belvedere, Viena, Austria

Cada uno soñó esa noche que se besaban en esa pequeña y acogedora cocina blanca, rodeados del olor del café recién hecho y de la voz de un joven Jean Ferrat. De pronto, al mismo tiempo, despertaron, perplejos. Pero una sensación extraña les impidió relatarse lo soñado, contrario a su costumbre.

Ella se sintió sorprendida cuando más tarde él puso un disco de Ferrat y comenzó a sonar “Je vous aime”, tan familiar a ambos, pero ahora nueva, con un misterio más hondo. Se acurrucó en su rincón y recordó la casa: hasta los menores detalles recordaba ahora con toda precisión.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gloria dice:

    “…la historia nunca contada de la casa” se sigue construyendo. Las miradas, los besos y los sueños también. Bello relato.

  2. Carlota dice:

    Me gusto! Creo que es cierto, que dejamos algo en cada lugar en el que vivimos y que cada casa, departamento, habitación, guarda una historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s