A través del espejo

Comunión inconfesa

Por Karla Winkler E.

comunión
Foto tomada de corazones.org

Pese a su indiferencia e indolencia, la señora M asiste a la misa. Cada vez va a más misas. Con gran pesar, se arrodilla —durante la consagración— junto a su mustio marido, lánguido y puritano, criminalmente corrupto y acomplejado; cierra los ojos y entrelaza sus manos mientras observa la repugnante verruga de la dama de adelante. No tiene súplicas ni arrepentimientos en los cuales meditar mientras mastica, mientras hiere la hostia; sólo le sirven las burlas y el veneno para poder evadir la suciedad de su vida. Apenas conserva una remota memoria de cuando era niña, cuando las iglesias le olían bien a mediodía, cuando las personas le parecían seres humanos, cuando no debía protegerse de su propia familia … En aquel entonces, aún podía abrazar a su perro, mirar el atardecer y fantasear con un futuro hermoso, podía sentir la suavidad de las sábanas que la cubrían y que le regalaban sueños dulces como la miel.

Al principio, intentó sentir vergüenza; después, el cinismo le tragó sus entrañas con una boca fétida que la invitó a sentirse tremendamente frígida e inerte. Así se deleitó en su propio infierno, negada a controlar su codicia y su ruindad. Pero por eso está en misa: le reza mucho al Dios en el que no cree, habla de un paraíso que sabe que no existe y lo hace siempre frente a sus muchos espejos, porque es mejor eso que sacar la navaja de su bolso y clavarla en los rostros que abomina.

En lugar de meter la mano en su LV, se arrodilla sobre el reclinatorio; en lugar de vomitar de asco, se saca discretamente de la boca lo que le queda de hostia y la embarra en el asiento de enfrente. La mujer de la verruga se recarga. Y es ahí cuando la señora M por fin siente algo: el pequeño y único deleite que le queda: saberse ya del todo podrida, chupada por el diablo.

3 thoughts on “A través del espejo

  1. Carlota 15 febrero, 2016 / 22:06

    Que miserable vida!

  2. Angel Carlos 15 febrero, 2016 / 18:22

    ¡Cuanto odio y frustración!

  3. Gloria 15 febrero, 2016 / 11:42

    Creo que cuando nos odiamos a nosotros mismos no podemos amar a nadie.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s