Crisálida

Por Patricia Gutiérrez-Otero

Te he visto en la penumbra inhabitada
y sentido en el gozo del almendro,
entre mujeres que charlan sin sentido
y en niños que lloran por la noche.
Te he sentido en las tumbas
de los que sepultaron vivos,
he sentido cómo con lágrimas los lavas
y les brindas tu sangre, única.
He escuchado tus labios silenciosos
en la risa de los niños cuando ríen,
en el baile de quien goza,
en el 4:33 de Satié ante su piano,
en algunos versículos de la Biblia,
en la oración de los solitarios.
Te he olido en la nostalgia,
en el pan recién horneado,
en la piel del ser querido,
en mi sangre menstrual,
en el humus.
He gustado tu sabor de miel
de mar, de absoluto, de vino.
Te he amado.

Paisaje con la caída de Ícaro , 1558, Bruegel, Pieter de Oude - De val van Ícaro
Paisaje con la caída de Ícaro (1558), Brueghel el Viejo

One thought on “Crisálida

  1. Gloria 22 mayo, 2016 / 13:35

    Maravilloso poder amar a través de los cinco sentidos y convertir ese amor en poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s