A través del espejo

Sueño blanco

Por Karla Winkler

¿Quién podría evitar estremecerse, sentir ese calambre que recorre el cuerpo, la atracción que succiona, la incitación secreta al poner los pies por vez primera, o después de mucho tiempo, en la nieve? Ese fascinante delirio que llega inalterado y tan perfectamente blanco como sólo pueden serlo, entre todas las cosas, las nubes, la espuma del mar, el alma pura; evoca el placer sigiloso del juego diurno con el hielo, evoca (aun más) la muerte misma.

Imposible no advertir que la nieve es la cama más suave e incitante del mundo. Acariciada por el inclemente soplo del viento, me disipo en la blancura, abandonándome y cerrando los ojos para gozar de una indolencia tan exquisita como inusual. Ojalá fuera eterna esta emoción.

Sólo se oye el canto de las aves. Mi contemplación es más brumosa y profunda y mis pensamientos, más insólitos. Y nunca libres de cierto halo de tristeza.

Monte Titlis 2016 (Foto Karla Winkler)
Foto: Karla Winkler, Monte Titlis

2 thoughts on “A través del espejo

  1. Angel-Carlos Gonzalez 24 mayo, 2016 / 19:52

    Bello retrato de una sensación de inmensidad. Y estupenda foto.

  2. Gloria 23 mayo, 2016 / 17:32

    Hermosa descripción de una caricia nevada. Creo que la belleza y la tristeza suelen llevarse bien. Gracias también por la bella foto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s