Cantar en silencio

Con ojos y mirada de sibila

Por José Manuel Recillas

para Lillian van den Broeck

Con ojos y mirada de sibila
el mundo es contemplado atemporal
como esa noche primordial y muda
en que todo creado fue y no había
aún palabras ni conciencia alguna
del milagro que allí, en esos ojos
de amapola y de sol, de eternidad
contemplados, apenas comenzaba
a ser y a nombre dar a cada instancia
que en pupila de amor y luz y versos
se conjugaba y era espacio para dos.
Auroras como manos temblorosas
a cada instante daban ser y nombre,
secreto abrazo del milagro todo
en humedad vestido y renovado,
y engendrado de toda luz futura
y toda desnudez desprotegida,
aliento todo de tu aliento y ser,
de tierra fértil y de luz envuelto
como una lenta lava y cicatriz
que a toda tierra nuevo nombre diera
y a cada día un templo y un silencio.
Todo pasado, es, y en ti, promesa
de ese murmullo que sólo es dicho
por besos hechos manos y mutismo,
de arenas milenarias y de tiempo,
de aquello que es milagro conjugado
y espejo de silencio escrito en flor.
A cada paso veo el fiel retrato
que en improbable blanco y negro colma
la memoria y la llena de esa voz
que alguna vez eternidad sembró
y compañera noche del abrazo,
entera fruta y desnudez vivida,
inolvidable numen que alimenta
la venerable forma en que la tierra,
a cada instante, testimonia y canta
y entona la mañana de tu ausencia.
Así es como se erige la memoria
que en canto nemoroso se silencia
y hace himno, estela y maravilla
memorante, tatuaje del almario
que tu nombre llevar quisiera, joya
de luz y de humedad y amanecer.
Así es como se ve pasar el tiempo
desde lo atemporal en donde estás
y desde donde nacen las calandrias
y su elevada geometría indócil,
álgebra demudada que me nombra
y me hace y deletrea cada vez
que al mundo das sentido con un beso,
con ese Verbo y vientre que es del mundo
vegetación, abrazo y dulce entrega.
Oh, sibila, amor de eternidad,
que tu cuerpo crisol sea, abierto
refugio donde llegue cada alba
como verdor de lo que nacer debe,
y así el ritual se cumpla donde tú Eres
y todo sea contigo, menos yo.

8 de julio de 2013

007. Santa Teresa, de Bernini (detalle)
Gian Lorenzo Bernini, Èxtasis de Santa Teresa (detalle)

One thought on “Cantar en silencio

  1. Angel-Carlos Gonzalez 24 mayo, 2016 / 20:37

    Poema complejo e inquietante. Bellísima la escultura de Bernini.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s