Entreluz

Sin escrito

Por Alberto González Carbajal

Mi muy estimado editor: Como usted sabe la situación del país se ha vuelto harto bizarra. Por un lado, tenemos una economía que literalmente se está haciendo pedazos, todo esto originado por, y este es mi muy particular punto de vista, la conjunción de varios factores: en primera instancia tenemos que, quienes desde el gobierno deberían encargarse de fijar las pautas económicas, están más preocupados por asegurar su futuro político que por mantener las variables estables, lo que nos ha llevado a que no se vigile lo que están haciendo los grandes capitales. Veamos un sencillo pero peliagudo ejemplo: nos comunica el gobierno cifras que hablan de que la inversión proveniente de la industria nacional es más o menos del doble que la del año pasado; pero lo que calla es que dicha cantidad es similar a la que salió del país el año pasado… desde las arcas de esos mismos inversionistas. Menudo truco.

Por otro lado, acabamos de vivir unas elecciones donde se escamotean y niegan victorias de la oposición real y se privilegian y hasta “concesionan” triunfos a la oposición leal (¡vaya contradicción!) al gobierno, anticipándonos que esa va a ser la tónica en un par de años. Prácticamente nos están anunciando que el próximo presidente de este país saldrá de una coalición entre el PAN y el PRD: seguramente un ciudadano que tenga experiencia de gobierno, quizá un ex rector de la UNAM o un secretario de gobierno que haya logrado brincar con decoro (es un decir) entre sexenios y que no tenga una afiliación reconocida. La idea es, por supuesto, cerrarle el paso a como dé lugar a la única oposición que la gente comienza (de manera paulatina) a reconocer como la que, sin ser perfecta (me parece que tiene muchos errores de forma, pero no de fondo, ¡si tan sólo accedieran a tener un buen mercadólogo!), es la que más se acerca a lo que necesita México.

También está, señor editor, el asunto de la rebelión rampante de los maestros de la CNTE. Al parecer, algo están haciendo bien con su estrategia porque la aceptación popular a sus demandas ha comenzado a crecer, no tanto en esta ciudad donde la gente está enojada por no poderse mover a sus anchas en su auto (y ahora no sólo por los bloqueos y las marchas sino hasta por el programa dizque de protección ambiental), pero sí en la zona sur del país, siempre la más deprimida y siempre la más saqueada. El caso es que las estrategias gubernamentales de propaganda que pretenden que la gente repruebe el actuar de los maestros no están teniendo sino un efecto contrario, y eso es algo digno de ser estudiado.

Alberto González desesperado
Foto: Alberto González C.

Volviendo a esta, como decían los antiguos, muy noble y muy leal Ciudad de México, la gente está muy enojada; su nivel de encabronamiento se vio reflejado en las pasadas votaciones donde o no se votó o se votó mayoritariamente por la oposición real, y es que, como quedó dicho, entre los días sin circular y las marchas, más la inactividad económica, los “lords” y “ladies” que se sienten señores feudales de su calle (y que a diario son evidenciados a través de las nuevas tecnologías de la información y comunicación), los pobladores de este espacio están hasta el copete. Yo no veía un nivel tan alto de enojo con el gobierno local desde hacía muchos… pero muchos años. Resulta absurdo que se cometan tantos errores en tan poco tiempo. Casi parece (creo que esa es la idea) que se cometen a propósito con el fin de dilapidar el capital político ganado en todos los años de gobiernos de izquierda. Un ex operador político del partido que aún está en el poder local me dijo, muy decepcionado, que él, al igual que muchos como él, fueron alejados de sus funciones de, ¿cómo llamarlo?, “gestión social”, aunque el reconoce que ya no era más que un pastoreo político.

Señor editor, el caso es que por todos esos temas que rondan mi conciencia, toman mi lucidez y mi buen juicio y lo mandan al carajo, hoy no me es posible entregarle un texto para su revisión y publicación en el espacio que el consejo editorial tan atinadamente dirige. No esta semana, quizá la próxima, cuando me encuentre un poco más calmado y más cuerdo.

Quedo de usted.

 

One thought on “Entreluz

  1. Gloria 13 junio, 2016 / 11:14

    Me pregunto por qué si hay tanta gente enojada (con mal humor social) no manifestamos nuestra inconformidad TODOS llenando no el Zócalo sino TODO el Centro Histórico, por un día, en vez de quejarnos de pequeñas o medianas manifestaciones que ocurren TODOS los días. Las redes podrían convocar a una reunión de ese tipo (independientemente de cualquier partido o tendencia), algo así como : Llamado a los ciudadanos participativos que exigen ser escuchados para “evaluar” a un gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s