Crisálida

Agua

Por Patricia Gutiérrez-Otero

En agradecimiento al Oscar Wilde
de “El príncipe feliz” y de “El ruiseñor y la rosa”

Diamantina, tiembla en el borde de la hoja del limonero. Parece que caerá, pero la retiene el palpitar de lo verde y el amor por el oloroso azahar. No le importa el fumar de don Goyo ni lo que cuentan sobre el cataclismo. Cerca zumba la abeja, enamorada también. La gota, prendada de la flor y de la hoja, recibe con emoción y temor la llegada del chupamirto, del viento, del Sol. Algo le ha susurrado que, sin ella, ellos perecerán; que ella, sin ellos, no existirá; que sin todos ellos, la niña que juega bajo los limones se marchitará y el niño será un criminal; que la pareja dará un fruto seco; que los que se aman se odiarán. Algo le murmura que la tierra tiene sed. Soltando el perfume y lo verde, enamorada y fecunda, se desliza y se deja caer…

limonero foto tomada de flickr
Foto: Flickr

2 thoughts on “Crisálida

  1. Carlota 19 junio, 2016 / 22:09

    Hermoso!

  2. Gloria 18 junio, 2016 / 19:00

    Precioso tu escrito, muy de acuerdo con la sensibilidad de mi también admirado Oscar Wilde. En efecto, la tierra tiene sed; sed de agua pura, no contaminada. Que fresca y bella foto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s