Otro mundo

Soñar con ángeles ignívomos

Por Juan Pablo Picazo

Emerger.
Tener que abandonar el cascarón
de la fallida infancia
con el arco tenso
y asesina la mirada.

Verme rodeado
por marchitos reinos,
blasones pútridos
y cadáveres
seguros de su grandeza agusanada.

Avanzar
(arco perdido)
con el mandoble en ristre,
los dientes apretados,
sin demonio propio
y acosado
por monstruos
que predican leyes, dioses,
y escuelas que deben ser obedecidas.

Encanecer
en plena adolesencia
sin comprender
los orgullosos necios
que engordan
en los tronos,
ni a los reptiles
aurívoros
que se jactan
de bendecir
a quienes desangran
con sus empleos.

Los brazos cansados
y envenenado a medias,
resisto en mi reducto
sin pertrechos,
refuerzos,
ni esperanzas
de que los ignívomos
vuelen otra vez
para apuntalar mi lucha.

2 thoughts on “Otro mundo

  1. Gloria 21 junio, 2016 / 16:31

    No sé si la lucha es por lograr un mundo mejor para quienes nos sobrevivan o un esfuerzo inconmensurable por no dejarnos arrastrar a ese inframundo.

  2. LE 19 junio, 2016 / 11:57

    Aguante, que dragones de la suerte aún quedan muchos, gracias a la potencia espiritual de seres como Ende.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s