Cantar en silencio

Aeternae laudis lilium

Por José Manuel Recillas

Para Lillian van den Broeck

… y escuche entonces las entrecruzadas voces,
el vago deambular de armónicos por su nombre
como quien hacia el fin del mundo va
y sólo hallara el misterio y a la noche,
el duradero instante en que lo inmaterial Es,
y venciese a la distancia y al olvido
volviéndose sentido y aleteo súbitos,
y todo por casi nada, una presencia
sin apenas testigos y palabras,
y así recorrerá ese nombre
las voces todas que apenas una son,
y la voz detrás de toda voz será el silencio
y el imperio que una vez todos perdimos
y oyéndolo, recuperamos…

7 de mayo, 2014

008. La verdad velada, de Antonio Corradini
La verdad velada, Antonio Corradini
Sin categoría

3 thoughts on “Cantar en silencio

  1. Gloria 22 junio, 2016 / 19:36

    Me gusta el poema, lleno de profundidad y misterio, como la frase: …el duradero instante en que lo inmaterial Es,…

  2. Angel-Carlos Gonzalez 22 junio, 2016 / 17:26

    Misterioso y bello poema. La espléndida escultura de Corradini le va muy bien.

  3. BERKANALUZ 21 junio, 2016 / 07:20

    Preciosos…saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s