Otro mundo

Casas y andanzas

Por Juan Pablo Picazo

Dí sin querer con una casa,
ahí viven los hombres péndulo
ponderando todos
los puntos de vista,
con su mirada flamígera
de jueces inconformes.

Tras caminar,
por estos andadores amados,
un castillo recio
apareció ante mi,
y tenía boquetes
que ignoraban sus habitantes
los certeros,
quienes no creen
que a error puedan ser llamados.

Luego arribé,
al naturaista falansterio
de los mesías totales,
y carecían de órganos gástricos
y abominaban cualquiera morisqueta.

Andar no trae provecho pues,
cuando al país
le han colonizado
con matronas matonas,
cerebros infatuados,
predicantos de ágapes ficticios
y conspiranoicos
que aman la guerra
diciendo deplorarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s