Arena negra

Sobre el nombre de la columna
y una charla con Ricardo Ariza

Por Andrés Uribe

El nombre automáticamente nos sitúa en un lugar árido, o desértico, sin embargo el hecho de agregarle un color diferente a la arena (que por regla general es café), nos podría hacer pensar en cenizas, o en una zona minera, o tal vez podría hacer alusión a una playa volcánica en Hawái. Sólo es cuestión de hacer auto-stop en las palabras e imaginar.

botePara mí, Arena negra es un lugar remoto en donde el mar abraza suavemente la costa, y desde donde una pequeña barca con un escritor abordo contempla las olas despreocupado de su destino. Quizás ese escritor sea yo o quizás no, quizás sólo sea un personaje perdido como los remeros de Winslow Homer, por los cuales siento una gran fascinación. Aunque en realidad, más allá de la estética visual que puedan representarnos las palabras Arena negra este nombre nace del filme Un homme ideal Una película que tuve la suerte de ver en el tour de cine francés proyectado en el Cine Morelos en 2015.

El filme relata la travesía de un joven de 25 años (Mathieu) que busca enajenadamente ser un escritor de prestigio, sin embargo todo lo que obtiene son negativas por parte de las editoriales. Mientras tanto se gana la vida trabajando en la empresa de mudanzas de su tío. En una de ellas, encuentra un viejo manuscrito abandonado, por el cual siente una gran fascinación, Mathieu roba el manuscrito y lo publica en su nombre. Este será el evento que envuelve al protagonista en una serie de mentiras y tapujos que acaban por quebrantarlo emocionalmente. Si bien, el argumento es conocido y cliché. En mi opinión el filme logra transmitirnos la tensión al borde del suspenso por la que pasa el protagonista.

Entrevisté a Ricardo Ariza, (Artista, poeta, escritor) para que me platicara un poco el oficio de las palabras, su opinión acerca de temas relacionados con el filme y las tensiones por las cuales pasa un escritor en la actualidad.

AU: ¿Cómo iniciaste en la labor de escribir?

RA: Yo llegué a la escritura y en particular a la poesía como una necesidad de expresión, aunque mi profesión se dio con el periodismo a través de mi trabajo como reportero, esta práctica cotidiana con las palabras dieron oficio a esa expresión.

AU: ¿Qué importancia tiene para ti publicar?

RA: Nunca me ha preocupado la cuestión “misma” de publicar, es una relación importante que tienen los autores con las editoriales, y la forma misma en la que las distintas editoriales funcionan, sin embargo me he preocupado más en el – por qué uno escribe-, por qué uno va tras la palabras, y ese, es un tema que va más relacionado con el autor mismo por su preocupación por el lenguaje. Hay una máxima de Ludwig Wittgenstein que dice “Los límites de mi lenguaje, son los límites de mi mundo” En la medida en que uno lee, se va apropiando de experiencias ajenas, y a través de la imaginación va ampliando su mundo, la herramienta principal de un lector es su imaginación.

Mi búsqueda personal más que por la cuestión de la publicación, del éxito o del reconocimiento ha estado en la parte alquímica de la búsqueda de las palabras para tratar de lograr una expresión personal. No me interesa si mi obra gusta o no gusta si es comprendida o no, lo que busco es darle voz a ese ritmo que me posee.

AU: Picasso decía que los grandes artistas copian, pero los genios roban, ¿qué piensas tú acerca del plagio en referencia al filme?

RA: Yo creo que ahora que hablamos de la intertextualidad, es válido considerar que no hay nada nuevo bajo el sol. Siempre ha habido una búsqueda de conexión con el mundo antiguo, en la edad media se retoma el enlace con los griegos para fundar nuevos conceptos sobre los ya establecidos, el mismo Da Vinci, o más tarde Miguel Ángel. Siempre ha estado presenta la raíz de la imitación. Es muy cínico tomar párrafos completos de la obra de alguien más y publicarlos a tu nombre porque eso sí es un absurdo, por ejemplo en el periodismo hay reporteros güevones que toman los boletines, los publican así y le ponen su nombre, uno piensa que esos reporteros no tienen interés alguno, ni siquiera de preocuparse para agarrar la misma información que tienen ahí y darle una nueva redacción o sintaxis diferente.

AU: ¿Crees que haya un incremento, o por lo menos un acercamiento mayor a la escritura gracias a las redes sociales emergentes en los últimos años, Fb, Twitter?

RA: No, definitivamente no, yo siempre considero que “publicar y postear” son cosas diferentes, ahora existen estos medios, pero antes había otros medios, yo por ejemplo trabajaba desde los 17 años en el periódico y tenía que entregar 5 notas informativas diarias como cuota de trabajo, ese entonces era mi medio. Ahora son otros.

AU: ¿Crees que la democratización de medios afecte o refleje en nivel cultural de la sociedad, es decir, a mí me gusta mucho la fotografía, pero hoy en día cualquiera puede llamarse fotógrafo, conocemos el oficio pero carecemos de un cultura visual. ¿Crees que lo mismo pase con la escritura y literatura?

13871934_10154214073115568_1707209248_nRA: Por supuesto, ahora la gente se anima mucho más a publicar. Twitter te permite 140 caracteres, pero antes de eso, antes de que existiera eso, y el micro relato, ya existían los aforismos, las sentencias, los refranes, que son un universo en sí, y que en muy pocas frases, reflejan la exigencia que nosotros podríamos buscar en una novela.
Incluso tradiciones poéticas como Japón apreciada por sus Haikús, que en una combinación de tres versos de cinco, seis y siete sílabas, te plantean un universo asombroso. Es parecido a un cuento. Tiene que atraparte.

AU: ¿Cuál es la parte más difícil o frustrante del oficio?

RA: Escribí hace tiempo un aforismo en relación a eso que dice. “La gente piensa y dice que escribir es sencillo y tienen razón, lo que no es sencillo es vivir en trance de escritura” Entonces, en ese sentido realmente el ejercicio de poner palabras sobre un papel es sencillo, pero vivir bajo el trance de todas esas voces, esas frases que te poseen, esas imaginaciones, esas proyecciones, eso es lo complejo.

AU: ¿La mayor satisfacción?

RA: Hay muchísimas frustraciones pero todas se compensan cuando uno puede llegar a un verso que siente que lo ha definido, un verso que en su pureza de diamante pueda expresar lo que ha creído que es la vida, es un acto estético, saber que has logrado en un verso plasmar toda la savia que representa tu vida. Un amigo mío Vicente Quirarte decía: versos (refiriéndose a los suyos) “Versos que me han vestido más que el traje.”

AU: ¿Qué sigue para ti?

RA: Poder dominar la parte de la narrativa con la que llevo trabajando mucho tiempo, estoy desarrollando una novela, para la cual no tengo ninguna prisa y escribiendo algunos cuentos, preparando nuevas ediciones de libros y poemarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s