Otro mundo

Los áureos paquidermos

Juan Pablo Picazo

Hay tristezas que no se acaban,
como esas milenarias lluvias
que acechan
en los remotos lugares de la infancia.

Y hay personas lustrosas,
como elefantes de oro
haciendo temblar el suelo,
entran contundentes en tu vida
y salen de ella
con sigilo
y un botín,
que pregonan prenda de justicia.

Andar me ha mostrado
fuegos de toda talla,
y letras indelebles
ajenas a canonizados libros.

También he navegado. Cierto,
pero sólo hasta donde se acababa el mundo,
y flores monstruosas varias
han acompañado mi regreso.

Es necesario recordarlo todo
para vivir eternamente,
me dijeron las ancianas
que vendían suerte y bendiciones
en el atrio ruinoso de mi adolescencia.

Y sigo aquí, agitando la mi pluma
como si mágica vara
poder tuviera
para la protección
de un paraíso
donde sólo apenas
he puesto el pie, la voz y el corazón.Lh

2 thoughts on “Otro mundo

  1. literatoluisrodriguez 15 agosto, 2016 / 05:38

    No creo en eso de recordarlo todo. Vivirías sintiéndote culpable por lo que hiciste y lo que deberías haber hecho.
    Creo, más bien que hay que mirar para adelante y ver lo que podrías hacer.
    Eso se llama avanzar y no quedarte en un rincón lamentándote.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s