Arena negra

Tercera llamada

Andrés Uribe Carvajal

He llegado hasta aquí de una manera u otra, mientras la vida iba tirando. Estoy orgulloso. Me he vestido elegante como para mi funeral. La soledad no me ha abandonado ni un sólo momento. Estaba conmigo por la mañana al despertar.

Pronto, pronto. Se acerca el momento soledad, en cualquier instante uno de los dos dirá; yo voy para este lado, y el otro responderá; yo para el otro. Y eso será todo. Dos caminos que se alejan entre sí.

–El teatro está lleno maestro – me dijo un crío que me recuerda a mi juventud.

Todos estos años vaciados en la música, mi única forma de vivir, de existir. Laura: Gracias por seguirme hasta aquí. Algunos dicen que te mate poco a poco, con mi indiferencia. Nuestros hijos me culpan. Yo sé que tú me hubieras defendido Laura. Tú siempre tuviste esa manera imposible de amar. Nunca logré entenderte. Perdóname.

Tanto para la música y tan poco para todo lo demás me decías. Un día te escuché decirle a esa amiga tuya mientras te regañaba:

– ¿¡Por qué no lo dejas y ya!? Vete lejos, vive tu vida y nunca regreses.

tercera-llamada– Nunca lo haría. -Se lo dijiste con violencia. Luego con lágrimas en los ojos apretaste un pañuelo con fuerza entre las manos -Lo único para lo que vivo es para abrazarlo por las noches, mientras duerme entre mi pecho, él no es tan grande como piensa, me necesita a mí, me necesita a mí como una pieza clave en su rompecabezas. Yo soy su obra. Todos ellos no saben nada. Aplauden y alaban al Maestro, “El Maestro” pero en realidad me están alabando a mí. Si vieras como me necesita. Soy su consuelo. Soy cada una de sus obras. Vivo en ellas. Soy sus sueños. Nunca se los arrancaría porque eso sería matarme. Matarnos a los dos. Y lo amo demasiado para hacerle eso.

– Es hora de salir maestro.

¿Escuchas eso? Los aplausos Laura, te alaban a ti. Recorreré cada instante de esta música, como si fuese el circuito de nuestra vida, y después acercándome a las últimas curvas, tomaré aliento y cuando sea estrepitoso me volaré los sesos enfrente de este teatro y estas personas.

Este circuito, que termina donde empieza. Que gran final Laura. Morir donde nos conocimos, en este maldito teatro. Como siempre me decías:

– Tanto para la música. Tan poco para lo demás.

Adiós Laura.

– Se sube el telón. Lh

One thought on “Arena negra

  1. Gustavo Bravo 14 septiembre, 2016 / 08:13

    Puff. Contuve el aliento y sólo al final pude respirar de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s