El pez en la burbuja

La esfera de muñecos

Andrea Ortíz Rodríguez

La esfera de muñecos. El oso de peluche que admiró. Los días observando sus detalles. La guasa que salía de su oreja derecha. Las ganas de parecerse a él, con todo. El espejo que se lo negaba. El desamparo de sentir que no podría. El payaso de la caja que se burló de los diferentes. Las ganas que crecieron con el coraje. El plano con los moldes para asemejarse. La lista de utensilios. Tijeras. Tela y agujas. La esfera que no tenía ninguno.  El plan que parecía destruirse. La mirada que encontró lo necesario en  ajenos.  Los primeros tres raptados al baúl. El peluche confundido en lo obscuro. Los demás que no podían explicar. El tigrito atormentado que lloraba. El chirrido del baúl que se abrió. Los ojos perdidos del que quería parecerse al oso.  La indicación de que se descosieran tres puntadas. Las miradas atónitas de todos los presentes. Las súplicas del peluche más anciano. El movimiento en negativa del que manda. Las sesenta puntadas que se fueron. La guasa que de todos salía. La epifanía. Las tres puntadas que quitó de su oreja. La misma guasa que encontraba en todos. Las sesenta y tres puntadas que pidió regresaran. El muñeco en el espejo que admiró. Lh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s