Otro mundo

Abandonar el mundo

Juan Pablo Picazo

Querer y no,
caminar, correr,
sentarse para dejar pasar el mundo
y no caer en sus absurdas
tentaciones
retorcidas.

(Dicen que las sillas
son seres nacidos para detenerte)

Tú como envés,
como territorio aledaño
para construir,
para sembrar la vida,
para cantar
como si los hijos
de la main frame
no existieran
felizmente.

(Fallecer es muy bien visto:
perdonan tus deudas y tus faltas,
y enemigos
hay que te rinden culto.)

Y hasta los poetas,
antaño amigos viejos,
posando para entrar en los cenáculos
y traicionando su palabra
mientras se arrancan
atavíos
y llenan de cenizas
sus cabezas
como si atribulados
fuesen todavía. Lh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s