Arena negra

Portales

Andrés Uribe Carvajal

Media noche, Ciudad de México, colonia portales, vecindad antigua.
Adentro; una casa con piso de azulejo y un techo alto como de iglesia, en la habitación principal descansa un hombre tumbado boca arriba con los ojos entrecerrados.
imagen1El silencio de la noche se interrumpe, el hombre que descansa abre los ojos, se incorpora y con la conciencia a medio despertar, atraviesa la estancia de manera sonámbula hasta llegar al estudio donde el teléfono no deja de insistir, todavía en vigilia contesta tartamudo; si-si, bu-bueno…?
-Hijo ¿Cómo estás?
-Hola papito, estoy muy bien, estaba descansando.
-Sí, está bien hijo, es de madrugada todavía. Sólo quería saludarte, y decirte que tu mamá y yo estamos muy bien… Te quiero hijo, sigue descansando.
-Yo a ti papito. Hablamos luego.
El hombre regresa a la habitación, recoge las colchas del piso, se tumba en la cama y se cubre. De pronto cobra conciencia y por fin se despierta exaltado, como de un sueño increíble.
-¿Papá? ¿Mamá?….
El hombre recuerda de golpe que sus papas fallecieron meses atrás. Está a punto de cerrar los ojos y descartar la mañosa alucinación, pero no puede evitar las lágrimas en sus ojos, movido por ese gesto toca la planta de sus pies para verificar.
Sus pies están helados como los de alguien que se levanta en medio de la noche y camina por el frío azulejo, para saludar a sus padres. Lh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s