El pez en la burbuja

Otras ramas

Andrea Ortíz Rodríguez

Puedes perderte en otros prados, ¡no lo sabré yo que juraría con las manos en flor haber encontrado amaneceres de oeste!, después de buscarlos tanto por tu ausencia, después de creer era lo único que quedaba.

Puedes lamer rocío de otras ramas, y las encontrarías tan frescas como las mías, y alzarías al aire el rostro agradeciendo por su fruto, y vivirías, sin mí.

soloPuedes surcar el viento entre otras alas, y decir de nuevo que jamás antes lo habías hecho, y gemir quedito mientras vas subiendo, en entrega irrisoria de camino errante, en el mundo nuevo que supondría, de los dos, contigo adentro, de los dos, jamás en mí.

Puedes, puedes, puedes encontrar elixir dentro de otros labios, y tocar los bordes y ver su latido, que “no existen otros”, que “nunca hubo otros”…puedes creer incluso que son el sentido.

Pero en esos prados, donde tú podrías, ahí desmenuzada me colocas, y te gustarían sus cantos por el DO que es mío, y encadenarías tu vida al rayo de sol que cae, como el que te di.

Y entre las gotas sin saber por qué, la más tibia pediría tu nombre; pero es que tu cuerpo no habría olvidado los grados exactos que necesitan mis pétalos para surgir; y en las alas donde de noche busques refugio (no lo deseo) pero en un momento susurrarás mi nombre y entenderás, que jamás me fui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s