La palabra escrita

Si no es amor, ojalá sea paz

Anahí Domínguez

Eres como el agua
en mi desierto.
Pero eres primavera.

Te cantaba
sobre la luna llena
y me decías
que ésa noche
habría lluvia de estrellas.

Eres labios sabor a whisky,
habitación veintiséis
y aquél que sin intención
me rescató de mi.

Quisiera conocer de ti
todo lo que ahora desconozco,
profundizar en tus memorias,
alojarme en un pequeño espacio de tu pecho.

Tengo grabada
tu expresión de sueño
y las caricias que te di;
deseo volver
las veces necesarias
para sonreír de la forma más pervertida
o más pura posible.

Quiero,
ahora,
conjugar todos los verbos
que queden con placer,
todo tipo de placer,
porque es ahí
donde se encuentra la verdadera felicidad.

No sé si a tu lado
se consiga ser feliz,
pero cariño,
me encanta pasar el tiempo contigo
no importa si es viendo la peor película
o disfrutando la cerveza más refrescante.

¿Tienes un plan para mi?
Mí plan es no tenerte un plan,
sino disfrutar lo que podamos
y hasta donde queramos dar.

Me asusta
que te asuste,
pero es así
como comienzo a quererte. Lh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s