Hojas Re-sueltas

De hojas y la mujer maravilla

Bárbara Hernández

Esta columna debiera llamarse Escribo cuando se puede, porque a veces las palabras se quedan macerando en la cabeza y el recuerdo las revuelca y la prisa del diario correr tras la papa –como se dice–, las duerme, las guarda y si nos va bien, vagan un rato hasta que se borran. ¿Qué quería decir?

Las hojas re-sueltas buscan la luz, re-solverse, re-gresar, re-tenerse, re-hacerse, hoy desde otro momento poco parecido al que es-era cuando nacen-nacieron cual pequeñas ideítas esquivas.

Ah, ya me acordé. Hoy se puede escribir.

A veces las palabras dichas son más francas pero no precisas, qué le voy a hacer, mi memoria es muy parecida a la de esa pecezuela que apenas va a decir algo y si se distrae de pronto ya olvidó lo que va a decir. Pero hoy escribo para no olvidar esas palomas que revolotean por mi cabeza antes que se duerman o emigren…

imagen1Primero: Por qué sí. Soy de la generación que creció viendo a Lynda Carter detener a los malos con su lazo de la verdad y a las balas con esos brazaletes plateados; crecí viendo caricaturas donde salía en su avión invisible a salvar al mundo y mis ojos fascinados deseaban unas botas rojas de tacón alto. Hace apenas un mes a este personaje la meritita ONU la nombra embajadora para la igualdad de género. Esa amazona (mamazona, como decía mi padre) nos fascinaba por eso y todo lo demás: los shorts, el escote, la tiara. Las instituciones dieron el vo.bo.

Segundo: Por qué no. Personaje ficticio al fin y al cabo, inalcanzable. Como si no hubiera ya muchos estereotipos inalcanzables para las mortales humanas, como si no fuera criticable que la funda de la heroína sea altamente sexual, como si no fuera cuestionable que las ventas de artículos de la Wonder Woman, películas y demás merchandise beneficiaran a una empresa (o varias) y no a la equidad de género. A menos que me equivoque, lo cual es posible.

¿Qué ejemplo podría dar a las mujeres que abone a la equidad de género, a eliminar la discriminación, a erradicar la violencia?

-¡Atrás, no me discrimines! Tengo un avión invisible y sé cómo usarlo. Voy a detener a los malos del mundo y regreso para hacer 20 mil abdominales (de otro modo no sé cómo se consigue un súper abdomen plano con cero grasa. ¿Qué come la Wonder Woman, está a dieta todo el tiempo, será vegetariana, usará maquillaje indeleble, qué marca de desodorante usa, su avión necesita magna o premium, o funciona con energías alternativas, quiénes son ahora los malos, acabaría con el sufrimiento, la enfermedad, la impunidad, la violencia, la guerra, cuál es el libro o cómic que lee, su música favorita, usa teléfono inteligente iOS o Android, cómo se le envía una solicitud de apoyo, a qué hora va al baño, al pan?).

Ya entrados en gastos, la embajadora cabe perfectamente en una realidad totalmente distinta donde quizá no haría falta. Entonces qué haríamos…

Tercero y último: el tema da para mucho más, lo que se acaba es el tiempo para extenderme. Amenazo con regresar cuando se pueda.Lh

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s