Otro mundo

Legajos de ilegalidad lingüística

Juan Pablo Picazo

Se guiaban por los sentidos,
se preguntaban
para qué a cada paso dado
y demoraban sus andanzas
en una delectación
hecha de razones
y contraargumentos.

Eran felices
reconociendo
el valor de cada piedra,
conversando
con las vidas vegetales,
imitando en todo
a las personas animales.

Sus imperios eran de papel y espuma,
levantaban reinos de palabras
y repúblicas honestas
de bardos y videntes,
de pensadores y poetas.

Luego vinieron los otros,
los que ponían precio
a todas las cosas,
y los engañaron.

Ahora todos sufren,
les han enseñado
que la felicidad
se gana por horas o a destajo,
y que la vida toda
se aprende en manuales
y legajos
de ilegalidad
lingüística.

Ya nadie ve el engaño,
aunque lo coman y respiren,
aunque les mantenga ebrios
y sumisos
frente a los otros. Lh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s