Rayoneros

el

De repente todo era silencio

Gabriela Tapia Vega

A Roberto Salazar

De repente todo era silencio en la penumbra de la conmoción.
La luz no alumbraba ya el sendero de sus pasos
que pisaban buscando los anales aún en la vida.

Era de noche y no volvió a amanecer jamás.
Pasaban las horas y sólo se veía la confusión de lo inesperado
y la fatal fractura de proyectos recién elaborados.

Se apagó el palpitar de su sonrisa.
La sonrisa de los suyos no volvió igual.
Todo sucedió en un momento fugaz, y no quedó ninguna ráfaga de lo acontecido…

Entonces, volvió a encontrar la luz,
una luz aún más clara y limpia.
Se encontró en otro lugar;
miles de hojas cayeron sobre su cuerpo desposeído de materia y de pasiones,
y volaba por el viento hasta confundirse con el firmamento
y encontrar al fin la paz…


Elegía para Roberto Salazar, se publica a propósito de que el pasado 08 de diciembre se cumplió su aniversario luctuoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s