Rayoneros

Un adiós en la esperanza

Gabriela Tapia Vega

Un adiós lento, cansado, triste.

Así fue tu partida pospuesta en múltiples ocasiones por tu gran amor a la vida; una vida matizada de historias fragmentadas, entre risas y llantos, entre sueños y anhelos jamás realizados. Mi querida tía Blanca, tras un doloroso y prolongado silencio, que te alejó de las alegrías, los momentos, los instantes de cercanía con los tuyos, encontraste al fin la paz. Por fin te soltaste, te dejaste ir en la esperanza del encuentro con tu madre, con tu hermano, en quienes esperabas consuelo al saber que no volverías a estar cerca de tus hijas jamás.


Tu vida no fue fácil, pero hoy, a un año de tu partida, te recuerdo siempre con una sonrisa franca, amable; con una mirada sin rencores, con una ilusión sin condiciones.


Seguro que tropezaste en tu andar múltiples ocasiones, pero siempre te pusiste en pie tendiendo una mano amiga y solidaria a los demás.

Hoy ya no estás con nosotros, ya no nos miras ni nos acompañas, pero cierta estoy de que partiste sabiéndote querida. Que quienes estuvimos de alguna manera cerca te demostramos de diversos modos lo importante que siempre fuiste en nuestras vidas.

Gracias por tu bondad, por tu cariño y por tu fe.

Infinita vida en nuestros corazones.

26/01/17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.