La palabra escrita

Pensarte

Anahí Domínguez

Cuando te pienso
pienso en todos los momentos,
los felices y agradables,
manera dolosa de tenerte
es el recuerdo el que te contiene.

Recuerdo los gestos
Miradas.
Accione que tenías,
Memorias que me acompañan.

Pienso en tu caminar,
discreto y sutil.

Esa manía tuya
de tirar tu manga izquierda,

Pienso en la forma
en que muerdes tu labio inferior
después de lanzarte una pregunta
y no tenerme respuesta.

Pienso en tu sonrisa,
y cómo creía que se iluminaban
tus ojos al ver la mía.

Pienso, además, en tus pasiones:
en cómo bendicen tu alma
y te desenredan
la manera necia de tu pensar.

Pienso en ti constantemente
Y luego distraigo
tu fantasma con cualquier anomalía.

Recaigo.
Pienso de nuevo en tus labios.
Tus labios y los míos,
juntos, deseándose.

Pienso en los besos
en la frente,
que me evocan la más alocada ternura.

También recuerdo ese último abrazo,
un abrazo que parecía una despedida de piel.

Pienso en todo lo que nos dijimos.
Recuerdo tus palabras, una a una.
Esa necesidad de negociar entre la compañía o la soledad.
Esa necesidad de explicarme tu destino ya ya dicho, ya escrito.
Y valoro, y más aún, respeto tu forma de ver la vida
Tan ligera y libre.

Y esta lista
es constantemente recapitulada
en mi mente,
ahí, donde guardo
a quienes fuimos.

Quienes creí que fuimos.
Ahí, donde ahora solo serás el recuerdo perpetuo.
El recuerdo que no quería que te convirtieras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.