Sonetos, sonsonetes y otros versos de la calle

Ministri rapaces

Juan Pablo Picazo

Le dejaron bien paladear la fe
y llegó a soñarse santo hijo de Dios,
bien luego a martirio lo llamaron, pues
y su santidad nació de modo atroz.

Compungidos muy lloran sus mentores
mientras yantan sus abundantes viandas,
nuevos pupilos parecen mejores
para el martirio, y alzarse en volandas.

Espera el rebaño sus elegidos
señalados ser para servir a Dios,
mientras ciegos, sordos, entristecidos

Ayunan, oran, aguántanse la tos
sólo para ser dignos escogidos,
y olvidar que alguna vez tuvieron voz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.