Rayoneros

Historia inconclusa

Gabriela Tapia Vega

Ha llegado la noche,
y tú,
entre el bullicio y el escándalo del vacío
me preguntas si aún recuerdo aquellas horas,
si recuerdo tu sonrisa floreciendo entre espectros,
entre raros horizontes.

Yo te miro mientras hablas,
e imagino en silencio esos momentos distantes
y tu sonrisa resurgiendo de la nada,
y en un instante,
sólo en un instante,
me pierdo entre tus palabras
que agonizan de dolor al no ser escuchadas,
e intento reconstruir a través de tu mirada
-que aun entiendo más que tu conversación-
nuestros añorados tiempos de ilusión y magia,
de ingenuidad y ansias locas por beber el mundo,
por perdernos en los versos de una música aislada…

Mientras tanto,
los ruidos externos se callan,
y alrededor las luces artificiales se apagan en las ventanas;
entonces,
te distraes contemplando mi cuerpo desnudo
que reposa sobre la cama,
y yo me estremezco con las caricias
de tu mirada que recorre cada poro de mi alma,
y te contesto con una llamada a mi lado,
y conjugamos nuestras bocas en nuestros cuerpos
y nos besamos con el sudor de cada poro
hasta extinguir todo resabio de antaño
y agotar toda pasión en un amor inmenso,
llegando a la certeza de tener grandes recuerdos
y una reciente hazaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.