Arena negra

La elección

Andrés Uribe Carvajal

Elegí ser un animal de carga, una bestialidad sin ánimos de reconciliación alguna con el alivio, no me podía detener, ni aunque fuera por un momento el sufrimiento.

Todas las situaciones estaban ahí, las emocionales, y las ordinarias, aquellas que requerían poner los sentimientos en la mano, y aquellas, las otras, que pasaban desapercibidas, con un pronóstico indiferente, para cualquiera que las mirara, aunque fuese sólo por curiosidad.

Yo elegí la segunda. Todos los días, me entregué a la misma tarea mecánica, de entregar mi vida, al movimiento inútil, de un mundo que anda, que cree saber que de algo le sirve “Andar”. Tardé tiempo en reconciliarme con lo que pude obtener, fingiendo que fue lo que siempre quise, porque era costumbre en mí evitar situaciones emocionalmente exigentes.

Elegí pasar mi vida en una oficina. Elegí saludar en la mañana a los que estaban igual de hartos, pero que por un ánimo, e instinto de sobrevivencia me concedían la cortesía del saludo. Elegí entrar en el mundo moderno, y entregar parte de mi vida a los héroes digitales: Facebook, Instagram, etc.. elegí no quedarme atrás, y escribir esto pretendiendo que alguien lo leyera, en un ánimo de empatía patética, por lo que nos hemos convertido.

Todo pasa con un click, y todo vuela con hacer una señal. Al final, sólo estábamos jugando todos, al laberinto del solitario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.