Arena negra

Desencuentros

Andrés Uribe Carvajal

–Estoy enamorada de ti. Me dijo sin más.
–No digas tonterías, hemos sido amigos desde siempre.
–Lo sé, pero quería que lo supieras, y nada tiene que cambiar, es más, nada va a cambiar, sólo quería decirlo, como una necesidad del corazón.
¿Sabes? Esta vez, hubo algo diferente, te pude ver como otra persona, con la justa distancia para no caer en la intimidad de la amistad, que da por sentado, la simpatía y otras gentilezas.

–Ahora es complicado.

–Lo sé, e imposible para dos como nosotros, que salvaguardan el corazón en un cajón, o en el refugio de otra persona. Creo que queremos salvarnos, eso es todo.

¿Alguna vez te has preguntado cuantos amores o amigos no has dejado ir? Sólo por no tener el coraje necesario, o las coincidencia de los gestos que lo descubran?

Después caminamos y volvemos atrás en el tiempo y decimos; Esa persona hubiera sido una pareja perfecta, o a ese amigo no lo debí dejar ir… pero es tarde, porque estamos todos ciegos, y reconocemos las cosas después de verlas, de la misma manera que los hombres reconocen a los santos después de crucificarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.